El Proceso de Formación

El propósito principal de formación es para descubrir la vocación de uno y formar la vida de uno de acuerdo del carisma y la espiritualidad de la comunidad. El proceso de formación implica varios pasos que pueden variar dependiendo de la congregación:

Candidatura /Pre-Postulantado
Candidatura/Pre-Postulantado proviene un tiempo de discernimiento serio entre una comunidad en particular. El periodo de tiempo varía entre comunidades. Candidatura/Pre-Postulantado se pasa conociendo la comunidad. Es un tiempo de descubrimiento y discernimiento de parte de la mujer, y también de parte de la comunidad.

Postulantado
El postulantado marca la entrada formal en la vida de la comunidad. Una postulante vive y ora junta con la comunidad bajo la guía de la directora, y puede tomar clases o asistir en el apostolado de la comunidad mientras continuar discerniendo la voluntad de Dios. Una “postulante” que significa, “una que pide,” discierne con la comunidad si ella es llamada o no a esta forma de vida. A la conclusión del “postulantado”, la postulante entra el noviciado y se llama una novicia.

El Noviciado
El Noviciado Canónico es definido por la Iglesia como un tiempo de formación intensa con el único propósito de preparar para la vida prometida de votos. Una novicia es instruida de “el carácter y espíritu, el propósito y la disciplina, la historia y la vida del Instituto” (Canon 652 § 2). Durante este tiempo, la novicia aprende la práctica de los consejos evangélicos de castidad, pobreza, y obediencia, cuales ella luego profesará, también como vivir y servir entre la comunidad. Este tiempo es una profundización de su vida de oración entre la espiritualidad única de la comunidad. Además del año Canónico, puede ser que haya tiempo adicional que se toma como una novicia viviendo en comunidad y sirviendo en el apostolado o entre el instituto mismo. A la conclusión del noviciado, una novicia hace su profesión de votos.

Votos Temporales
A la conclusión del noviciado, una hermana profesa sus votos de castidad, pobreza, y obediencia, conocidos como los consejos evangélicos. Formación continua durante este tiempo de votos temporales mientras la hermana fortalece su vida de unión con Dios y su sentido de pertenencia al instituto. Las hermanas participan más plenamente en la misión de la comunidad durante estos años de votos temporales. Después de un periodo de años, y un tiempo de discernimiento, una hermana profesa sus votos perpetuos.

Votos Perpetuos
Por profesión perpetua, hecho de acuerdo con los directivos de la Iglesia, una mujer religiosa declara públicamente que ella desea darse completamente a Dios para siempre al servicio de otros de acuerdo con el carisma de la comunidad.  Profesión perpetua de votos de castidad, pobreza y obediencia constituye una dedicación radical para su vida, que determina todos elecciones posteriores.

Formación Permanente
El camino de formación continua a lo largo de la vida de una mujer religiosa. Formación permanente asegura que ella continua a crecer en su vida de oración, y amor de la Iglesia y su comunidad, a través de evaluación de uno mismo, estudio, y experiencias comunitarias. Comunidades frecuentemente provienen programas de formación apropiadas para las varias etapas de la vida.

Contact

PO Box 4467
Washington, DC 20017-0467
202-832-2575

Copyright ©2019 Council of Major Superiors of Women Religious